MúsicaPost

Los Despis en su sitio

Por 15 de octubre de 2013 agosto 6th, 2020 6 Comments
Supuestamente la crítica de un disco, personal y subjetiva queridos lectores, debería empezar de otra manera. Pero uno va cumpliendo una edad en la que las normas que rigen el protocolo no casan con su carácter. Vamos, que voy a hacer lo que me plazca. Y eso es empezar diciendo que «Y tú más perra«, canción del nuevo disco de Despistaos no me gusta nada. Pero nada de nada. Chico, son esas cosas que te pasan con un tema: lo escuchas, te pilla un día que llegas cansado a casa y… a la hoguera. A mí me ha pasado con ingentes cantidades de canciones a lo largo de mi ya extensa vida. Sé que es injusto e irracional. Pero es lo que hay. 
Después de la andanada inicial tengo que decir del resto que, desde que compré «Las cosas en su sitio», no paro de escucharlo. De camino al trabajo, a casa, corriendo, a punto de dormir… Vale para un roto y para un descosido y tiene su sonido para cada momento. Y eso que nos avisan de que, en breve, se van a tomar un «descanso» sin duración definida. Lo fácil hubiese sido hacer un disco con tres temas nuevos y remiendos de discos pasados que no entraron en la lista definitiva en su día. Pero no. Les gusta hacer las cosas de corazón. Y es que los Despis son así. Son los vecinos de al lado, los que están tomando una cerveza debajo de tu casa cuando tú necesitas café. Son gente normal. Sin aspiraciones mesiánicas ni egos desbordados. Y le cantan a las cosas que te rodean cada mañana. A eso que te parece tan normal, tan normal que poco se puede sacar de ello. Pues estos majetes estrujan ese instante o situación, lo condimentan y sacan una canción.
Mencionaba antes lo de hacer un comentario subjetivo porque tengo que decir, en primer lugar, que no puedo ser imparcial. Les concí cuando estaban empezando a ser «famosos» y su actitud no ha cambiado un ápice. Habré visto más de doce conciertos suyos y los disfruto del principio al final. Aquí es donde los de la vena hinchada y la posesión de la verdad hacen sangre diciendo que no tienen imagen (ni la quieren), no cantan bien (mejor que otros, y lo que hacen es bastante correcto y SIEMPRE en directo), que su música no trascenderá (cuando una canción es importante en la vida de una persona ya ha trascendido), que no son grandes músicos (¿cómo se mide la grandeza? Porque si se hace por contundencia y calado en el público deben ser muy buenos) y que sus discos son muy lineales (¿es obligatorio innovar? Porque hay que ver el daño que han hecho las ansias evolutivas a algunas bandas…).
Escuchad el cd y decidme que «Kansas city» o «Echarte de menos» no ponen banda sonora a una noche cualquiera o un  momento íntimo. Levantaos mañana por la mañana y haced que suene «Las cosas en su sitio» o «Volveremos» para que el día amanezca con otro tono más brillante. «Te quedas a mi lado» es la canción que te hace sonreír mientras caminas por la calle, «Tras tu escote» la que pasa sin darte cuenta mientras recuerdas a alguien importante… «Niebla«, «Hoy» o «Como antes» valen para activarte en una mala tarde. Y al volver a casa, particularmente, me apacigua darle un par de vueltas a «El principio del final» y sentarme mientras hago mías esas palabras: «no es tarde, hay tiempo, no es el principio del final, sólo tenemos que luchar y recuperar las fuerzas, las ganas…»
Me da igual que antes fueran más macarras, duros, rockeros… Que no. Que son lo que son y lo que siempre han sido. Los que tocan mientras estás besando a tu chica, los que ponen voz a retales de tu existencia. Que son los Despis, coño. Ni más ni menos.
PD: curioso, ha sido decir lo de «Y tú más perra» y cada vez me va chirriando menos… Será la edad de la que hablaba antes. Soy un blando.
Doctor Brown

Doctor Brown

Iba para inventor en los 50. Me quedé en el intento de escribir algo interesante. Vive y no dejes morir... de aburrimiento.

6 Comments

Deja un comentario